(1ª Parte)
LUIS VALCARCE. 09 Julio, 2008
Servidor de ustedes se ha pasado el fin de semana (viernes incluido) en los madriles como delegado de Izquierda Socialista en el 37 Congreso Federal del PSOE. Toda una experiencia que contar a familiares, amigos y enemigos, cual abuelo cebolleta, sobre todo porque puedo decir -sin rubor- que he sufrido el talante en todo su esplendor.
Y es que -me temo- Zapatero ha acabado sucumbiendo a su propia imagen pública y ha afirmado, influido quizá por Guerra, que no hay nadie en el PSOE más a la izquierda que la ejecutiva. ¿Ha sido un aviso a navegantes?
Es una afirmación curiosa, sobre todo si tenemos en cuenta que este Congreso ha certificado que el PSOE vira a la derecha a todo vapor hasta que la caldera aguante (sí, es un chiste).
¿Se sorprenden de mi afirmación? Un consejo, no se crean todo lo que viene en prensa. Me he pasado viernes, sábado y parte del domingo en el 37 Congreso, trabajando como delegado. La prensa ha trabajado pero en lo suyo, que en este caso ha sido transmitir el mensaje que le han dicho y que tiene poco o nada que ver con la realidad, como explicaré en este post y los siguientes.
Empezaré por tratar la parte orgánica del Congreso, lo referido a modelo de partido, en el que el talante ha barrido -esperemos que no definitivamente- los mecanismos de democracia interna.
Conviene hacer memoria y recordar los orígenes de Zapatero, Blanco, etc… ¿Recuerdan? Yo sí: la corriente Nueva Vía. Zapatero, haciendo uso del derecho que recogen los Estatutos Federales conformó una corriente que le permitió extender su proyecto y usar la democracia interna para acabar ganando el Congreso de 2000, para, acto seguido, disolver la corriente (conocida desde entonces como corriente de ocasión frente a las corrientes de opinión).
Pues bien, el hombre que tenía una corriente ha promovido un modelo de partido donde la única corriente estatutaria que existe en el PSOE (estatutaria porque opera conforme a estatutos en lugar de funcionar como las corrientes de facto que todos conocemos), la corriente de Izquierda Socialista, no tiene derecho a voto en su delegación al Congreso Federal, derecho que tuvo en el Congreso de 2004 y derecho que tiene, sin embargo, Juventudes Socialistas.
Puede parecer anecdótico, pero para mí es sintomático, porque ha sido Izquierda Socialista, el ala izquierda del partido, quien ha defendido en este Congreso cosas de tan amplio calado para la higiene democrática como la limitación de mandatos, la prohibición de acumular cargos, las listas abiertas, las primarias…
¿Cúal ha sido la respuesta del aparato? No hay limitación de mandatos, se pueden acumular cargos hasta la saciedad, las listas son completas, cerradas y bloqueadas; y las primarias son un recuerdo del pasado más remoto.
Frente a estos hechos objetivos y verificables, que, como es lógico, no fueron comunicados a la prensa con el fervor de aparentes izquierdistas que empiezan a usar los aparatchiks como estrategia de comunicación, el aparato presentó como gran avance democrático el reducir el porcentaje de avales para la candidatura a la Secretaría General del 25% al 20%.
Evidentemente es un gran logro democrático después de haberse cargado totalmente las primarias y las listas abiertas. Es como si después de tenerte una hora en un barreño con hielo te dan un sobre de couldina: pura apariencia.
Esta dirección que tomaban los acontecimientos, un brutal giro a la derecha en lo orgánico, con la consigna de rechazar de plano las propuestas de la izquierda del partido, se vio culminada el sábado por la noche con la exclusión de Izquierda Socialista de la Ejecutiva Federal.
Es grave no tanto por no estar en la dirección (no creo que pintemos mucho en una dirección que gira a la derecha) sino porque Zapatero había indicado que iba a contar con todas las sensibilidades y, vía globo sonda, había dejado entrever que reduciría la Ejecutiva. ¿Resultado? Izquierda Socialista fuera y la ejecutiva aumenta el número de miembros. Preocupante que el hombre que más poder ha acumulado en la historia del PSOE cambie de opinión en menos de 24 horas.
Respecto a la parte política, eso queda para otro post, pero para calentar motores pueden ir leyendo la reflexión de Francisco Martínez Hidalgo, eso sí, está en gallego.
http://luisvalcarce.wordpress.com/